lunes, 19 de marzo de 2007

PLANTEAMIENTO

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Para poder verificar el consumo de alcohol en los jóvenes que consiste en un consumo excesivo de alcohol de forma prolongada con dependencia del mismo. Es una enfermedad crónica producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual interfiere en la salud física, mental, social y/o familiar así como en las responsabilidades laborales.
Saber que factores que influyen en el adolescente porque no hay una causa definida, sin embargo existen varios factores que pueden condicionar su desarrollo, como: tener familiares alcohólicos, incluso se han identificados lugares donde existen anomalías genéticas, faltando sólo identificar estos genes; factores psicológicos, como la necesidad consuelo para la ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja estima personal etc.; factores sociales, que incluye: la facilidad de consumo de alcohol, aceptación social del consumo, estilos de vida estresantes etc.
Los síntomas son muchos. Entre los principales: tolerancia, necesidad diaria de consumo de alcohol en su vida diaria, dar excusas para beber (problemas familiares, pandillaje, malos amigos), episodios de pérdidas de memoria, episodios de violencia asociados al consumo del alcohol, ausentismo laboral, conducta que tiende a esconder el alcoholismo, hostilidad al hablar de la bebida, negarse a los trastornos en la apariencia física, etc.
El consumo de alcohol trae consecuencias muy graves, perdida de la memoria dificultad para el aprendizaje perdida de la visión que están asociados a su consumo, debido a que desde la primera copa se producen alteraciones cerebrales como la percepción incompleta de los campos visuales, la falla en la coordinación y el equilibrio, la lentitud en los reflejos, entre otros.
La prevención se puede iniciar modificando algunos hábitos y estilos de vida erróneos dentro de la familia, tanto en los padres como en los hijos: niños y adolescentes, adoptando costumbres sanas como afición a ejercitar algún deporte, comunicación diaria entre padres e hijos, tiempos definidos para la recreación, y sobre todo enseñar con el ejemplo.
Esta enfermedad se puede controlar, pero para ello es necesario el apoyo familiar y una asesoría médica continua, que pueda permitir la administración de medicamentos y terapias que ayuden a alejarse del consumo del alcohol.